Reflexiones

Cuando el sentimiento inunda las emociones, el alma aflora en ese vacío que llena de lagrimas los ojos, como espejo reluciente que se prepara a dejarla escapar, en un cúmulo de expresiones que nos desnudan y muestran la fragilidad de nuestro ser, en la más pura de las expresiones que nos permiten acercarnos a nuestro creador y que sin ellas perderíamos nuestra esencia de humanidad.